La literatura de ciencia ficción en España: pesadilla antes de publicar

La literatura de ciencia ficción en España: pesadilla antes de publicar

La literatura de ciencia ficción está maldita en este país. Lo sabes tan bien como yo. Los que la consumimos y/o intentamos vivir de ello somos parias, pobres desgraciados que se maravillan ante historias de guerras interplanetarias, zombies devoradores de cerebros sin gluten u osos vampiros.

Osos vampiros
Los osos vampiros son tan letales como adorables…

 

Para empezar, llamamos ciencia ficción a cualquier cosa. De hecho, yo mismo he empezado mal este artículo, porque cuando hablo de ciencia ficción, me refiero también al género fantástico y al terror. Estos tres juntos forman una denominación que a mí me horroriza y del que, por alguna inexplicable fobia léxica, rehuyo con frecuencia: la literatura de género.

Los aficionados a ella sufrimos doblemente. Por una parte, porque la ciencia ficción y sus parientes cercanos no son considerados los más elevados de los géneros. No sé a ti, pero a mí me han mirado raro cuando he hablado de lo genial que es Neil Gaiman. A esa suerte de rechazo social hay que añadir el hecho de que en España, el género está muy maltratado. Son pocas las editoriales de nuestro país que apuestan por autores españoles que escriben ciencia ficción , fantasía o terror si lo comparamos con Estados Unidos.

¿Falta de talento patrio? No lo creo.

Solo llevo unos años observando (y sufriendo) este fenómeno desde el otro lado,  pero he sido lector toda mi vida,

Génesis de un marginado

Mis compañeros de clase jugaban al fútbol en el recreo. Mientras tanto, yo prefería sumergirme en las páginas de algún libro de elige tu aventura o salvar el mundo acompañando a héroes de cómic como la Patrulla X o Los Vengadores. Años más tarde, los mismos que me llamaban rarito por mis aficiones, se cruzarían conmigo en la cola del cine. Irónicamente, para ver algún blockbuster de súper héroes o para descubrir por primera vez el universo de J.R.R. Tolkien.

Sin embargo, no nos engañemos. Hay una explosión de superproducciones de ciencia ficción y terror en el medio audiovisual. Eso es cierto. No obstante, la ópera siempre mirará al vodevil por encima del hombro. Sobre todo, porque, puede que en el fondo no sea una cuestión de género, sino de formato. Es decir, está socialmente aceptado que vayas al cine a ver la última película de Marvel. En cambioleer un cómic de X Men o un libro de vampiros es de frikis .

Excepto si se trata de vampiros que brillan y se enamoran de jovencitas con una desarrollada torpeza social. En ese caso, solo eres uno más de la manada mainstream.

Ciencia Ficción
Me ahogo en mi propia angustia mainstream, tía…

 

Ah, que escribes ciencia ficción…

Es duro ser lector de ciencia ficción. Si encima quieres dedicarte a escribir ese género, son muchos los prejuicios a los que tienes que enfrentarte y pueden nacer de varios frentes.

Sitúate: estoy en una fiesta, por ejemplo, y alguien se entera de que intento ser soy escritor. A continuación, me pregunta de qué va mi libro. Cuando explico el argumento, noto que su ceño se arruga como una pasa. Lo intenta disimular, pero su expresividad no conoce límites.

Eso, y que, además, no usa una buena crema hidratante…

Al principio me sentía herido cuando me pasaban cosas como esa. Supongo que un padre debe sentir algo parecido a cuando alguien mira mal a su retoño.

El tema da para mucho. Incluso para que Gabriella Campbell montase un concurso en su blog.

Con el tiempo, he aprendido una forma más eficaz de evitar desdenes: decir que es un libro de ciencia ficción. Solo si la otra persona muestra verdadero interés, me explayo en la explicación del argumento. Nunca se sabe dónde puede aparecer un lector potencial…

Los prejuicios, por otra parte, también pueden nacer de las propias editoriales. Es normal que cada una siga una línea, pero en lo que a la fantasía, ciencia ficción y terror se refiere, las puertas a las que uno puede llamar para mendigar un contrato de edición, son más bien limitadas.

En breve habré terminado mi segunda novela y me veré ante un panorama que no es muy alentador. Sin embargo, eso solo dará más emoción a mi aventura.

¿No crees?

Deja un comentario